Datos que no cuadran (De la Ministra del Trabajo) por @la_toletole

Las buenas políticas públicas se hacen a partir de buenos diagnósticos. La entrega de datos incompletos e incorrectos sólo genera confusión e indignación en la población.

por Soledad Hormazabal, 5 agosto, 2022

jeanette jara

Las buenas políticas públicas se hacen a partir de buenos diagnósticos. La entrega de datos incompletos e incorrectos sólo genera confusión e indignación en la población.

La ministra del Trabajo Jannette Jara en entrevista con el periodista Rafael Cavada en Chilevisión realizó en menos de un minuto tres afirmaciones incorrectas. Posteriormente este extracto de la entrevista fue difundido en la cuenta de Twitter del Ministerio del Trabajo y Previsión Social. 

La ministra afirmó que las mujeres reciben pensiones que equivalen a un cuarto de la pensión de un hombre, que la mitad de los afiliados hombres recibe pensiones menores a $120.000 y que la mitad de las afiliadas mujeres recibe pensiones inferiores a $30.000. Veamos qué dicen las cifras.

Nuestro sistema de pensiones se compone de tres pilares complementarios: el pilar solidario con la PGU, el pilar contributivo obligatorio administrado por las AFP y el pilar voluntario. Entre estos tres pilares se construyen las pensiones en Chile. Así, lo correcto para evaluar el sistema es ver las pensiones totales, que corresponden a las pensiones autofinanciadas más las pensiones solidarias. 

Los datos de pensiones pagadas por el sistema a mayo de 2022, que corresponden a los últimos disponibles en el sitio web de la Superintendencia de Pensiones, indican que la mediana de las pensiones totales de los hombres alcanza $346.638 y la de las mujeres $203.570, muy lejos de los números señalados por Jara. Además, se observa que, si bien existe una brecha importante entre las pensiones de hombres y mujeres, ellas reciben pensiones que equivalen al 58,7% de las pensiones de los hombres y no al 25% como afirmó la ministra.

Es posible que la titular de Trabajo se haya referido exclusivamente a las pensiones autofinanciadas –aquellas alcanzadas sólo por los pilares contributivos—. Este análisis es útil para evaluar el funcionamiento del componente de ahorro en las pensiones, aunque es una mirada parcial del sistema chileno y si se quiere analizar no se puede obviar el pilar solidario. Dicho lo anterior, se observa que la mediana de las pensiones autofinanciadas de los hombres alcanza $193.542 y la de las mujeres llega a $181.174, cifras que tampoco coinciden con los datos entregados por la ministra.  

Los números que se acercan más a los presentados por la secretaria de Estado son las pensiones autofinanciadas de los nuevos pensionados. Al ver las personas que se jubilaron entre enero y mayo de 2022, encontramos que la pensión autofinanciada mediana de las mujeres es $52.059 y la de los hombres es $169.510. Las pensiones de las mujeres apenas alcanzan un 30% de la que reciben los hombres.

Los años cotizados son una diferencia importante entre los nuevos pensionados y el panorama general de las pensiones pagadas en el país. Se observa que de los nuevos pensionados, el 27% de las mujeres y el 17% de los hombres cotizaron menos de 10 años. Esta cifra contrasta con que en el total de pensionados el 20% de las mujeres y el 14% de los hombres cotizaron menos de 10 años. Los nuevos pensionados están acumulando menos años de cotizaciones, especialmente las mujeres, situación que resulta preocupante y es una materia que -sin duda- debe ser analizada en profundidad.

Al respecto, es muy importante constatar que la OIT señala que para períodos de cotización inferiores a 10 años las pensiones son de carácter asistencial y que exige 30 años mínimos de cotizaciones para una pensión completa. No hay sistema de pensiones que entregue buenos resultados con escasa participación y bajas cotizaciones.

Es ineludible incrementar la participación en el sistema y es muy preocupante que, como observamos, tiende a empeorar en lugar de mejorar. A mayor número de años cotizados, las pensiones autofinanciadas no sólo son mayores, sino que además se reduce la brecha de género.

Es fundamental implementar políticas públicas que incentiven el trabajo formal como el ingreso mínimo garantizado que entrega un subsidio a trabajadores de bajos ingresos que trabajen formalmente. Además, se debe incrementar la fiscalización al trabajo informal.

Una idea novedosa y que apunta en la dirección correcta es la cotización a través del consumo planteada por Ignacio Briones durante su candidatura presidencial. Con esta medida se amplía la base de cotizantes al total de la población en edad de trabajar, en lugar de reservar la participación en el sistema contributivo exclusivamente a los trabajadores formales. 

Las buenas políticas públicas se hacen a partir de buenos diagnósticos. La entrega de datos incompletos e incorrectos sólo genera confusión e indignación en la población, lo que no nos acercará a dar una solución al problema de las bajas pensiones en nuestro país.

Soledad Hormazábal, Investigadora Horizontal

More From My Blog

Vuelve al comienzo
A %d blogueros les gusta esto: